Avisar de contenido inadecuado

La Autoestima del Líder

{
}

El escritor David Fischman, es un experto en el tema de Liderazgo Personal y Organizacional, su libro “El camino del Líder”, es una lectura amena, llena de historias que se llevan a cabo en diferentes países y continentes, cada una de estas nos deja una experiencia enriquecedora para aplicar no solo en nuestra vida profesional, también en lo personal.  De este libro resumimos y opinamos sobre el capítulo que trata del Autoestima Gerencial.

Fischman asegura que la Autoestima es la base del liderazgo.  

Portada del libroExiste gran número de gerentes con baja autoestima que intentan elevarla a costa de sentirse competentes y haciendo creer que los demás son incompetentes, al hacer esto terminan dejando a la luz el origen de la verdadera incompetencia, lamentablemente no llegan a darse cuenta de que son ellos, quienes necesitan ser orientados hacia una mejor estima de sí mismos.  Para ser líder es necesario tener un alto nivel de autoestima, si esta no existe el liderazgo produce severos males a los demás, en lugar de ser benéfico.

Como si se tratara de una profecía, cuando se cree alguna cosa esta ocurrirá, nuestros comportamientos hacen que ésta ocurra, todo tiene dependencia directa con lo que se piensa de ante mano pues se crean las condiciones para ello.  Es por esto que se debe evitar tener malas creencias, a futuros y pensar que su sucesión se dará solo si nosotros creemos que ocurrirá, un ejemplo de ello es el evaluar mal a alguien por la impresión, acción que nos puede llevar a perder una gran oportunidad con el potencial humano.   Si entiendes que no le agradas a una persona y no tienes razón, tenlo por seguro que terminarás discutiendo con ella; al igual pasa con las actividades de oficina si no te sientes a gusto en tu lugar de trabajo, cada vez más el ambiente se te tornará imposible, es por esto que debemos autofomentar el optimismo.

Hay que sacarse las vendas para competir, es necesario tomar conciencia de nuestros errores y defectos aunque en muchos casos es imposible darse cuenta de estos y, generalmente son los demás lo que lo notan.   Es muy difícil lograr que los demás le digan a uno lo que piensan de él, por lo cual se debe trabajar en mejorar el clima de confianza, fomentar el trabajo en equipo, crear momentos de esparcimiento que logren el aumento de contactos informales con la finalidad de que posteriormente, nuestros compañeros se sientan en el deber de decirnos en algún momento nuestros defectos.

En algunos Gerentes son comunes las reacciones explosivas de ira ante hechos que incluso no tienen razón alguna o son muy triviales, la causa de ello puede ser el agotamiento desmedido (Tensión en el ambiente de la oficina, actitudes de sus superiores, incapcidad de resolución de conflictos, ruptura de la empatía con los compañeros, entre muchas otra más).  De aquí es que surge la sugerencia de Fischman de “Desactivar los botones de la mente”.    La sugerencia es controlarse asimismo, este autocontrol debe ser la finalidad principal de todo aquel que desee el equilibrio interno de no hacerlo se lograría o aumentaría el rechazo por los demás, lo cual incrementa el deterioro del clima organizacional.

Con el propósito de salvar una sanción o de perder la concepción del "yo puedo", generalmente creamos la “Cultura de la excusa”, la cual aplicamos de manera instintiva sin pensar en que la misma evita la corrección de los errores cometidos y, a la larga o a la corta, nos hace perder la posibilidad de superación.  Las excusas solo logran privarnos de conocer nuestras verdaderas eficiencias hasta el extremo de creer nosotros mismos en la mentira que representa, el error no es malo, este nos ayuda a crecer en gran manera. Rompamos con la “Cultura de las Excusas” para lograr crecer. 

Para tener perseverancia, se necesita tener metas fijas y orientadas al corto plazo, por lo tanto estas metas no han de abarcar mucho, deben ser pequeñas para que la motivación siga su curso.  La sabiduría popular nos dice “Grano a grano se llena la gallina el buche” en gerencia lo podemos traducir en que las pequeñas resultados nos llevan a los grandes logros.    Fijarnos metas personales y organizacionales es de mucha trascendencia, aprender de los errores pasados y ser perseverantes, remediar los fracasos que están a la orden del día, simplemente fijando metas concretas y posibles para su corrección.

 

Si deseas ampliar sobre este escritor de temas de liderazgo vista su página http://www.davidfischman.com/

 Tema central tomado del Libro “El Camino del Líder”, del escritor peruano David fischman, Peru, enero de 2000, Edit. Upc/el comercio;

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La Autoestima del Líder

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre